jueves, 3 de agosto de 2017

¿Qué esperar del plan canguro?



Ya les conté cómo me convertí en mamá canguro, ahora les contaré cómo fueron esos primeros días en casa y la maratónica agenda que debimos seguir. 


Mi Retoño al nacer, pesó 2.190 g, cuando nos dieron de alta, 8 días después, nos fuimos a casa con un peso de 2.100 g y pasados 3 días ya pesaba 2060 g. Nadie nos advirtió que los bebes recién nacidos pierden peso los primeros días. Así que a través de llamados de atención de la enfermera jefe que nos llevaba el seguimiento de alto riesgo neonatal, entendimos la situación. 

Una cosa es tener un bebé en la clínica, con muchos profesionales pendientes de él, otra estar en casa con dos papás inexpertos y con los nervios de punta, porque aún no superan el que las cosas no salieran como se planearon.

Recuerdo estar muy feliz, de presentarle su nuevo hogar al Retoño, si me preguntan, no recuerdo el dolor de la cirugía, tampoco el dolor de mis senos al darle leche. Pero esa primera noche en casa fue angustiosa: se supone que debía darle de comer cada 3 horas, pero no sabía que las 3 horas se contaban al terminar de comer, así que no le estaba dando cada 3, si no cada 1 hora y media. Y pues claro, mi bebé no quería recibir y lloraba.

Yo pensaba que lloraba de hambre - pero ahora que lo entiendo el pobre lloraba porque no lo dejaba descansar lo necesario-  me preocupaba que no comiera, no por lo que me fueran a decir en la próxima cita de control, sino porque podría enfermarse, adelgazar más, perder defensas y todas esas cosas con las que mi abuela me convencía de comer cuando era niña.  

Durante los primeros 15 días de nacido, tuvimos que escuchar reproches  porque sí o porque no. Que no le dimos la comida a las horas exactas, que no está subiendo de peso, que el pañal no está bien puesto, que yo estaba preocupada y eso se lo trasmitía a mi Retoño y por eso tenía cólicos… Pero por Dios, ¿cómo no estarlo, si en lugar de recibir orientación y aliento solo recibía llamados de atención?

Debo ser sincera, el trato que recibimos del personal de enfermería encargado del plan de mamá canguro, no fue el mejor, a veces siento que fue hasta insensible. Recuerdo decirle a mi esposo: “Estas personas creen que una mamá primeriza se las debe saber todas, y hasta a las que han tenido varios, algo se les escapa”.

El control de enfermería es solo por el primer mes de vida de los bebés. Así que las cosas cambiaron y ya no teníamos que frecuentar la clínica cada 3 días.

Cada mes teníamos cita con la pediatra del plan y con nuestro pediatra de cabecera, debíamos asistir a citas de terapia ocupacional, sicología, terapia física, neuropediatría, oftalmología, fonoaudiología y nutrición. 

Algunas veces no estaba de acuerdo con las rutinas que me proponían y yo hacia las mías a nuestro acomodo. Eso sí, siempre con el proposito de mejorar las cosas y no por capricho.

Otras veces nos topamos con personas extraordinarias que nos explicaban las veces necesarias para que pudiéramos llevar esta etapa de la mejor manera, manos amigas y comprensivas que me hacían sentir que las cosas estaban bien, que nuestra forma era válida y que por fortuna teníamos un enorme grupo de profesionales a nuestra disposición.

Hoy agradezco a esos seres maravillosos que en muchas ocasiones escucharon mis insistente preguntas: “¿Pero su desarrollo va bien, pero por qué puja así, pero cómo es que toca darle pecho, pero cómo debo abrigarlo, pero, pero…?”

Encontramos personas que me enseñaron a llevar una vida más tranquila, para poder trasmitírsela a mi bebé. 

Ya sé, ahora me puse cursi, pero cuando miro atrás y recuerdo esos impases que afrontamos obligados, siento que todo tiene su razón de ser. Que la vida no nos da nada para lo que no estemos preparados. 

Hoy mi Retoño, es un canguro graduado con honores, es un niño sano y feliz, ¿qué más puedo pedir?

14 comentarios:

  1. Es un reto que vivimos desde que están en el vientre. Bendiciones infinitas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias bella por leer, gracias por tus deseos.

      Eliminar
  2. Gracias por compartir tu historia que ayudara a las nuevas madres!

    ResponderEliminar
  3. Que linda historia bendiciones para tu bebito 😊

    ResponderEliminar
  4. Los bebés nos tienen súper preocupados cuando somos papis primerizos. Que lindo que este creciendo sanito y feliz

    ResponderEliminar
  5. Que belleza, una experiencia maravillosa que podemos experimentar como madres.

    ResponderEliminar
  6. Sé que de las banderas estrella de Colombia es el plan canguro!! Aunque con mis hijo nos toco sé que es algo muy bello que reafirma el vínculo

    Muy buena información gracias

    ResponderEliminar
  7. Que linda tu historia. Felicidades por lo logrado

    ResponderEliminar